Expresa Salud Emocional
Te brindamos un blog de psicología centrado en nuestra experiencia de trabajo como psicólogos.

Encontrarás temas y soluciones basados en las herramientas y conocimiento de la psicoterapia y de nuestra actividad como psicoterapeutas.
bt_bb_section_bottom_section_coverage_image

Por qué es tan difícil pedir disculpas

febrero 1, 2022por Juan0

Todos conocemos a personas que simplemente no pueden disculparse. Incluso cuando están claramente equivocadas. ¿Por qué es tan difícil pedir disculpas? ¿Son simplemente testarudos? ¿O hay algo en su psicología que les impide ser capaces de asumir la responsabilidad de sus actos y decir simplemente que lo sienten? Como tus psicólogos en Perú queremos ayudarte a entender este tema que es recurrente en nuestros pacientes.


De acuerdo al psicólogo estadounidense Guy Winch, incluso los más concienzudos de entre nosotros no se disculpan de vez en cuando. Cuando esto sucede, suele ser por una de estas dos razones:

(1) no nos importa lo suficiente la otra persona o la relación como para hacernos cargo de la incomodidad emocional al asumir nuestro error y disculparnos

(2) creemos que nuestra disculpa no tendrá importancia

Por qué es tan difícil pedir disculpas

Pongamos un ejemplo: digamos que te has enfadado con un compañero que te ha interrumpido mientras te apresurabas a cumplir un plazo de entrega. Si crees que tu compañero de trabajo ya te guarda rencor por un incidente anterior, es posible que no te disculpes porque crees que realmente no ayudará en nada a tu relación con él.

¿Pero qué pasa con las personas que nunca pueden admitir que se han equivocado, independientemente de las circunstancias? ¿Qué les hace incapaces de disculparse incluso cuando es evidente que se han equivocado? Para estas personas, admitir el error y ofrecer una disculpa es demasiado amenazante desde el punto de vista psicológico. Ofrecer una disculpa implica que han perjudicado a otra persona de alguna manera, lo que puede provocar sentimientos de vergüenza.

Admitir que nos equivocamos es emocionalmente incómodo y doloroso para nuestro sentido del yo

Las personas que no pueden disculparse suelen tener sentimientos tan profundos de baja autoestima que su frágil ego no puede absorber el golpe de admitir que se equivocaron. Así que sus mecanismos de defensa entran en acción -a veces, inconscientemente- y pueden externalizar cualquier culpa e incluso discutir hechos básicos para evitar la amenaza de tener que rebajarse ofreciendo una disculpa. Cuando se reafirman en su error culpando a las circunstancias, negando los hechos o atacando a la otra persona o personas implicadas, los que no se disculpan pueden sentirse fortalecidos en lugar de disminuidos.

Te puede interesar  Sobre la terapia familiar en Lima

Cómo interpretar a las personas que no pueden disculparse

Desgraciadamente, muchos de nosotros interpretamos erróneamente la actitud defensiva impulsada por la fragilidad de estas personas como un signo de fortaleza psicológica. Esto se debe a que, por fuera, parecen individuos duros que se niegan a retroceder. Pero ¿por qué es tan difícil pedir disculpas? No lo hacen porque sean fuertes, sino porque son débiles.

Desde el punto de vista psicológico, admitir que nos equivocamos es emocionalmente incómodo y doloroso para nuestro sentido del yo. Para asumir la responsabilidad y pedir disculpas, nuestra autoestima debe ser lo suficientemente fuerte como para poder absorber esa incomodidad. De hecho, si nuestra autoestima es más alta y estable, podemos tolerar el golpe temporal que supone esa admisión, sin que se derrumben los muros que rodean nuestro ego.

Para asumir la responsabilidad y pedir disculpas, nuestra autoestima debe ser lo suficientemente fuerte como para poder absorber esa incomodidad.

Pero si nuestra autoestima es aparentemente alta, pero en realidad es frágil, ese golpe puede atravesar nuestros muros defensivos y asestar un golpe directo a nuestro ego. De hecho, como regla general psicológica, cuánto más rígidos son los mecanismos de defensa, más frágil es el ego que protegen.

Por qué es tan difícil pedir disculpas y qué podemos hacer al respecto

El error que cometemos a menudo cuando nos enfrentamos a alguien que habitualmente es incapaz de disculparse es enfurecernos (con razón, por supuesto) e intentar ganar nuestra discusión con él (¡porque tenemos razón!). Pero la triste y frustrante realidad es que nunca podremos ganar. Incluso si demostramos que están equivocados con hechos contundentes e indiscutibles, negarán esos hechos indiscutibles o pasarán a un ataque personal diciendo algo como «¡¿Por qué siempre haces las cosas difíciles y desagradables?!».

Te puede interesar  Progresos y resultados de la psicoterapia

Qué hacer cuando nos enfrentamos con alguien a quien le es difícil pedir disculpas

En estas situaciones, lo mejor que podemos hacer es exponer nuestros puntos de vista de la forma más tranquila y convincente posible, y retirarnos de la discusión cuando ésta se vuelva improductiva, como cuando se discuten los hechos, se presentan excusas ridículas o se pasa a los comentarios mezquinos. Una vez que se calmen y dejen de sentirse atacados, podemos buscar signos de arrepentimiento. ¿Son más amables o solícitos con nosotros? Esta es su forma de tratar inconscientemente de arreglar la relación con nosotros de forma que no sea una amenaza para su sentido del yo. Al hacer un esfuerzo adicional después de su mala acción, pueden sentirse bien con ellos mismos en lugar de mal.

Bien, ¿qué puedes hacer con los que no se disculpan en tu propia vida? ¿Especialmente si son miembros de tu familia, compañeros de trabajo o amigos? Bueno, si no son personas con las que te relacionas habitualmente, puedes considerar minimizar el contacto con ellas. Pero si son contactos cercanos, puedes intentar hacer las paces con ellos.

Cuando alguien nunca asume la responsabilidad y es habitualmente incapaz de disculparse, es una señal de que es una persona con un ego frágil y un débil sentido de sí misma

La mejor manera de hacerlo es aceptar su comportamiento -por muy molesto que sea- y darse cuenta de que simplemente son psicológicamente incapaces de disculparse. Es más, no van a cambiar. Practicar la aceptación puede ayudarte a desentenderte de las discusiones con ellos y a limitar tus sentimientos de frustración, ira y dolor.

Te puede interesar  Mitos y verdades sobre la psicoterapia

Además, si la persona que no se disculpa es una persona cercana a ti, puedes recurrir a tu empatía y compasión. Recuérdate a ti mismo que debajo de su exterior obstinado como un toro, son increíblemente vulnerables.

Luego, si la persona que no se disculpa es una persona cercana a ti, también puedes recurrir a tu empatía y compasión. Recuérdate a ti mismo que debajo de su exterior obstinado como un toro, son increíblemente vulnerables.

La conclusión es la siguiente: Todos tenemos momentos en los que nos negamos a admitir que estamos equivocados. Pero cuando alguien nunca asume la responsabilidad y es habitualmente incapaz de disculparse, es una señal de que es una persona con un ego frágil y un débil sentido de sí misma.

Fuente: ideas.ted

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies