Expresa Salud Emocional
Te brindamos un blog de psicología centrado en nuestra experiencia de trabajo como psicólogos.

Encontrarás temas y soluciones basados en las herramientas y conocimiento de la psicoterapia y de nuestra actividad como psicoterapeutas.

    Tu Consulta

    bt_bb_section_bottom_section_coverage_image

    Mindfulness

    Estar atentos a un pensamiento, un sentimiento, o alguna sensación física. Estar atentos a otras personas o al entorno que nos rodea. Mindfulness, significa tener total atención al momento presente, sin distracciones.

    ¿Qué es el Mindfulness?

    La palabra Mindfulness ha sido traducida al español como Atención Plena. Es una práctica basada en la meditación budista Vipassana que consiste en entrenar la atención (capacidad cognitiva que posee todo ser humano) para ser consciente del presente, el aquí y ahora. 

    En 1994, el médico norteamericano Jon Kabat-Zinn fue quien integró dichas prácticas orientales con la ciencia occidental, al crear el  “programa de reducción del estrés basada en la atención plena” (MBSR). También fue quien creó protocolos para la aplicación de Mindfulness, popularizando su uso en diferentes partes del mundo occidental. 

    En pocas palabras, Mindfulness es una práctica que consiste en diferentes ejercicios para atender plenamente de manera consciente a nuestro entorno y a nosotros mismos.

    Mindfulness y meditación

    Es cierto que además del Mindfulness también existe la meditación tradicional, la cual, al igual que el tema que abordaremos en este artículo, busca la mejora de la salud física y psicológica. Los principios elementales de ambos son muy similares, pues el origen de la meditación tradicional y todas sus ramas existentes, derivan de religiones orientales como el budismo.

    Sin embargo, entendemos al Mindfulness como un giro pragmático de la meditación tradicional. El mindfulness consisten en ejercicios clasificados para ser utilizados en diferentes situaciones y generar una curva de aprendizaje para la atención plena en las personas.  Es en una herramienta para mejorar la calidad de vida de las personas indistintamente de sus creencias espirituales o religión.

    Qué dice la investigación 

    La práctica de Mindfulness ayuda en la mejora de la calidad de vida de las personas en diferentes dimensiones, pero no implica creer en ideas relacionadas a los espíritus, chakras, deidades o vida después de la muerte. Por lo tanto, la práctica de Mindfulness ha sido explorada por diferentes investigadores para que su práctica sea moldeada por los descubrimientos científicos y orientada hacia objetivos concretos. 

    Esto es importante porque desvincula al Mindfulness de la religión transformándola en una herramienta cuya manera de aplicar está relativamente bien consensuada. Por ende, es susceptible de ser investigada por diferentes equipos científicos en cualquier parte del mundo. Permite comparar casos y cruzar datos de investigaciones similares, cumpliendo con el principio de reproducibilidad o replicación, el cual es necesario para saber que una investigación cuenta con un grado de validez aceptable. 

    Te puede interesar  Terapia para superar una ruptura

    Su popularidad ha producido que se esté creando una biblioteca de literatura científica que cada vez está en aumento. Estudios que abarcan diferentes facetas como el autocontrol, desarrollo de la resiliencia, recursos de afrontamiento en personas con enfermedades terminales, diferentes trastornos de salud mental y problemas emocionales como depresión, ansiedad o estrés.

    terapia de relajación

    ¿Cómo se practica el mindfulness?

    Antes de especificar los tipos de ejercicios más comunes en esta práctica es necesario señalar los componentes conductuales, actitudinales y cognitivos necesarios para un entrenamiento efectivo. Es necesario decir que todas ellas tienen un elemento en común: la intencionalidad, es decir el libre albedrío del ser humano juega un rol sumamente importante.

    1. Ser consciente

    Consiste en prestar atención plenamente en el momento presente, es decir al aquí y ahora; tanto a lo que sucede por nuestra mente (pensamientos, recuerdos, imaginación, fantasías, etc.) como la información captada por nuestros sentidos.

    1. Observar

    Observar es diferente a ver o mirar, el primero requiere de la intención consciente de atender a lo que sucede. Esta observación se realiza a lo que va sucediendo en la mente y el cuerpo, cuyo contenido es cambiante por naturaleza

    1. Aceptar

    Aparecerán pensamientos u otras experiencias que podrían causar rechazo o disgusto. Sin embargo, se busca no poner resistencia a través de la aceptación.

    1. No juzgar

    Las valoraciones negativas a nuestros pensamientos o emociones, usualmente de tono moral, llevan a exacerbar las experiencias naturales que se viven. Por lo cual se fomenta la abstención de valorar o reaccionar, ya sea de manera positiva o negativa.

    1. Experimentar

    Se propone una actitud curiosa, de apertura y mente abierta a la experiencia como esta vaya sucediendo, sin buscar acelerar o frenar.

    1. Compasión

    Es la actitud de bondad amorosa y amabilidad hacia el evento que se observa en el aquí y ahora.

    1. Soltar

    Es comprender que todo es finito. Todo tiene un inicio y por ende tendrá un final. Se propone no aferrarse, no forzar el prolongar determinada experiencia.

    1. Paciencia

    Ser paciente en la práctica del Mindfulness significa entender que las cosas suceden cuando tienen que suceder.

    1. Confiar

    Es creer en uno mismo, en los propios sentimientos, intuición y en los aprendizajes funcionales logrados convertidos en sabiduría.

    meditaciòn

    Podemos decir que la práctica de Mindfulness consiste en observar con amabilidad cómo los pensamientos, emociones y sensaciones fluyen en nosotros sin poner resistencia ni juzgarlos. Es importante diferenciar el focalizar la atención y la actitud con la que se hace. Además de atender al momento presente, se fomenta el adoptar una actitud caracterizada por la curiosidad, apertura y aceptación.

    Tipos de Práctica del Mindfulness

    Puede ser de manera formal o informal. La manera formal implica el trabajo de un Psicólogo en Lima. Se refiere a la práctica de 45 minutos a través de diferentes tipos de ejercicios dirigidos por alguien capacitado; como en el “programa de reducción del estrés basado en Mindfulness” (MBSR) y la “terapia cognitiva basada en la consciencia plena” (MBCT). 

    Te puede interesar  Cómo criar hijos con inteligencia emocional

    Por otro lado, la práctica informal consiste en aplicar habilidades, previamente entrenadas por alguien capacitado, en cualquier acción cotidiana como podría ser al comer, correr, caminar, conversar, etc. Este tipo de habilidades suelen ser abordadas en la “terapia de aceptación y compromiso” (ACT) y la “terapia dialéctica conductual” (DBT).

    Empezar a practicar Mindfulness

    Los ejercicios con los cuales se suelen iniciar en el entrenamiento son:

    – Barrido corporal: consiste en ir focalizando la atención en diferentes partes del cuerpo, identificando las sensaciones que producen.

    – Respiración: se presta atención al proceso básico de respiración, identificando las partes del cuerpo que intervienen en él, siendo conscientes del proceso de inhalación y exhalación.

    – Experimento sensorial: se busca la observación consciente a diferentes objetos a través de los diferentes sentidos; interviniendo en todos ellos de manera independiente. Por ejemplo, una superficie texturizada para el tacto, una bebida para el gusto, una vela para la vista, una fruta para el olfato y música para el oído. Posteriormente en ejercicios avanzados se integran todos los canales sensoriales.

    – Observación consciente: Los ejercicios más avanzados son los que implican la observación consciente de los pensamientos, recuerdos, imaginación, fantasías, emociones y sentimientos. Esto debido a que suelen ser los que ocasionan mayor malestar y rechazo en el ser humano.

    La práctica de Mindfulness consiste en observar con amabilidad cómo los pensamientos, emociones y sensaciones fluyen en nosotros sin poner resistencia ni juzgarlos

    ¿Para qué sirve?

    Cuando se practican ejercicios que conectan con el momento presente aparece una especie de bienestar interno natural, una tranquilidad o relajación; es como si el cuerpo recuperara esa armonía. 

    Este bienestar, que nace de la práctica de Mindfulness, estimula la capacidad neuroplástica del cerebro, es decir, si se entrena el cerebro es susceptible a desarrollarse. Así como sucede con otras habilidades como el aprender a tocar un instrumento o aprender un nuevo idioma.

    Estos ejercicios, si se desarrolla el hábito de dedicar algunos minutos al día a realizarlos, se convierten en una forma de generar bienestar internamente.

    Esta fuente de bienestar interior afecta a otros motores que tenemos para ello como la resiliencia. Es decir, la capacidad de vivir, funcionar y crecer en la adversidad. Para poder ser resilientes, necesitamos ser conscientes.

    Te puede interesar  Qué es la Terapia de Aceptación y Compromiso

    La adversidad en sí misma puede echar abajo una persona. Pero cuando ponemos consciencia y recursos para manejarnos entonces comenzamos a desarrollar mecanismos naturales de resiliencia. Por ejemplo, regular las emociones desagradables, hacer frente a la depresión, la ansiedad o el estrés.

    A su vez, dicho estado hace que aparezcan la generosidad y amabilidad de forma natural. Cuando estamos más tranquilos y ecuánimes estamos en una situación de mayor agradecimiento, nos molestan menos las cosas, nos preocupamos más por los demás y somos más bondadosos. 

    ayuda psicològica

    Finalmente, el último motor del bienestar interno es el talante. Cuando somos optimistas, vemos retos, vemos oportunidades, nos fijamos en las cosas buenas que hay en la vida. Entonces también ponemos en marcha los motores anteriormente mencionados. 

    Vemos que están estrechamente relacionados los unos con los otros. Cuando una persona es más consciente, también empieza a desarrollar un talante de actitud positiva. Porque se da cuenta que no tiene sentido estar quejándose todo el tiempo de algunas cosas que no se pueden cambiar, se da cuenta que las relaciones humanas son más enriquecedoras cuando hablamos de las cosas que nos conectan y no de las que nos desconectan. 

    Entonces, esto empieza a generar una nueva forma de vivir que, curiosamente, no es nueva, ya lo sabía la humanidad hace muchos años. Basta con ver la poesía de Michel de Montaigne, filósofo francés del siglo XVI:

    Cuando bailo, bailo.

    Cuando duermo, duermo.

    Y cuando camino por un bosque,

    si mi pensamiento se distrae

    hacia asuntos distantes,

    lo conduzco de nuevo al camino,

    a la belleza de mi soledad.

    Mindfulness y el mundo de hoy

    Hoy en día, en la sociedad competitiva en la que vivimos, pareciera que todo se trata de ganar, pero no es asì. También se pierde, y si se pierde con consciencia se aprende. Si se gana con consciencia uno se lo cree. Si uno juega con consciencia disfruta. Si uno descansa con consciencia, realmente descansa.

    El problema es que, actualmente, se intenta hacer todo mezclado, sin diferenciar las actividades y sin poner real atención a lo que se hace. Así que la clave, después de todo, es vivir conscientemente sea lo que fuere que vaya sucediendo.

    Ya sabes cómo es el Mindfulness, considerala una alternativa muy eficaz para recuperar la armonia emocional. Si estás buscando ayuda profesional, puedes reservar tu cita.

    Autor: Angelo Baglietto – Psicólogo

    Deja una respuesta

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies