Expresa Salud Emocional
Te brindamos un blog de psicología centrado en nuestra experiencia de trabajo como psicólogos.

Encontrarás temas y soluciones basados en las herramientas y conocimiento de la psicoterapia y de nuestra actividad como psicoterapeutas.
bt_bb_section_bottom_section_coverage_image

¿Cuál es el papel del psicólogo en el tratamiento del TEA?

enero 29, 2024por Expresa Salud0

El diagnóstico del trastorno del espectro autista puede sorprender a una familia que desconoce acerca de esta afección neurológica. El acompañamiento del equipo de especialistas y médicos apropiado es fundamental para enfrentar este reto. Por eso, hablaremos hoy del papel del psicólogo en el tratamiento del TEA.

¿Qué es el trastorno del espectro autista?

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) definen los trastornos del espectro autista (TEA) como: “Un grupo de discapacidades del desarrollo que pueden provocar problemas sociales, comunicacionales y conductuales significativos”.

El TEA implica discapacidades en el desarrollo a causa de diferencias en el cerebro, puede ser causada por una afección genética, pero esta no es la única causa. La evidencia científica actual indica que pueden ser múltiples las causas, solo que esta que mencionamos es la única conocida hasta ahora.

La teoría que se maneja actualmente es que es multifactorial, se dan varias causas al mismo tiempo que cambian el desarrollo de las personas.

Las personas con TEA suelen ser distintas a los demás en la forma de comunicarse, interactuar y aprender. Es común que las personas con autismo no las distingas de los demás, su apariencia no se diferencia.

El autismo es un espectro y como tal se entiende que las capacidades de los individuos con TEA varían mucho. Hay personas que pueden comunicarse muy bien, mientras que otras no son verbales; hay quienes viven su día a día casi con normalidad, mientras que otros necesitan mucha ayuda para la cotidianidad.

Cabe destacar que ningún caso es igual a otro. Por tanto, los síntomas varían, así como los tratamientos a aplicar en cada paciente con TEA. Asimismo, hay casos leves y otros en los que la persona necesita mucha ayuda.

La OMS indica que 1 de cada 100 niños tiene autismo.

terapias trastorno del espectro autista

Colaboración multidisciplinaria en el tratamiento del TEA

Hay que aclarar que no es solo el psicólogo quien se encarga del tratamiento de personas con TEA, sino que este es parte del equipo de profesionales que interviene en el proceso.

Te puede interesar  Tratamiento para el trastorno dismórfico corporal

En general, el primero en darse cuenta de los síntomas es el pediatra, quien nota los primeros indicios como problemas en el desarrollo del lenguaje, desórdenes sensoriales, entre otros.

Si el pediatra sospecha la presencia de estos trastornos es posible que derive al paciente a un psiquiatra o psicólogo infantil. En el diagnóstico también interviene un neurólogo infantil.

Otros profesionales que intervienen en el diagnóstico y tratamiento de personas con TEA son terapeutas del lenguaje, psicopedagogos, terapeutas ocupacionales y neurólogos.

Por ejemplo, terapia ocupacional ayuda a los niños con autismo en sus actividades diarias y con el uso de objetos del día a día, como aprender a abotonar una camisa o a usar un tenedor. Pero también puede implicar aspectos relacionados con la escuela o el juego. El enfoque depende de cada niño.

Los tratamientos para las personas con TEA se enfocan en ayudarlos a mejorar su calidad de vida y a facilitar su día a día.

Rol del psicólogo en el equipo multidisciplinario

Los psicólogos juegan un rol importante en el diagnóstico y tratamiento del TEA. No solo se encargan de evaluar al paciente, sino que ayudan a este y sus familiares a enfrentar los retos que surgen con el trastorno.

El diagnóstico de una persona con TEA no es sencillo. Como dijimos antes, los síntomas no siempre son los mismos ni tienen la misma intensidad. Por eso hay que estar atento y hacer seguimiento a cada paciente para evaluar el desarrollo.

Es importante que el psicólogo tenga experiencia y conozca todos los síntomas que puede presentar una persona con TEA. De esta manera será capaz de hacer un diagnóstico acertado y, en consecuencia, aplicar el tratamiento indicado.

Una vez que se hace el diagnóstico se aplica el tratamiento para la persona con TEA. En este sentido, hay que tomar en cuenta que los trastornos del espectro autista no tienen cura. Por tanto, los procedimientos están dirigidos a facilitar la vida de la persona.

Asimismo, los métodos que se aplican a cada paciente varían con el paso del tiempo y según su desarrollo.

Intervenciones del psicólogo en el TEA

El tratamiento psicológico ayudará a estimular el aprendizaje, reducir la ansiedad y controlar la depresión. Si el paciente presenta problemas de sueño, se pueden mejorar con las terapias, y también facilita el desarrollo de habilidades emocionales, la comunicación verbal y no verbal, etc.

Para conseguir estos resultados, los psicólogos aplican ciertas terapias. Entre ellas podemos mencionar el análisis de comportamiento aplicado dirigido a incrementar comportamientos útiles, como las habilidades de comunicación.

Te puede interesar  Emociones en Navidad y Año Nuevo: ¿sabes cómo esta temporada afecta tu mente?

Terapias comportamentales y cognitivas

La psicoterapia se construye alrededor del uso de la palabra hablada, para las personas autistas con habilidades verbales la psicoterapia puede ser muy útil para el manejo de los rasgos y otras condiciones como la ansiedad. Además, puede ayudarlos a entender mejor cómo sus acciones y reacciones son percibidas por otros.

El análisis conductual aplicado (ABA) es una forma de terapia conductual basada en la psicología tradicional. Se usa con éxito para tratar a las personas autistas, no es una terapia conversacional, sino un proceso estructurado en el que se le enseñan al paciente habilidades usando recompensas para reforzar las respuestas correctas o las acciones preferidas.

Las terapias de comportamiento y comunicación son importantes porque ayudan a reducir comportamientos perjudiciales. Y, al mismo tiempo, le ayudan a desarrollar habilidades profesionales y cómo actuar en situaciones sociales.

En el tratamiento psicológico para niños autistas también se les ayuda a desarrollar su independencia y autonomía. Otra de las terapias que se aplica es el modelo de desarrollo basado en las diferencias individuales y en las relaciones, a través del cual se le permite al niño tomar iniciativas para el juego.

De igual manera, se incluyen terapias educativas y familiares en el tratamiento. El psicólogo o psiquiatra en Lima que asuma el caso decidirá cuáles son los tratamientos adecuados.

En general, las intervenciones psicosociales pueden ayudar a mejorar las capacidades de comunicación y habilidades sociales del individuo con TEA. Lo que mejorará su bienestar y calidad de vida, también de sus cuidadores.

Enfoques de juego y desarrollo

Los niños con autismo pueden jugar diferente que otros niños, es más probable que se enfoquen en partes de un juguete, como las ruedas, en lugar de en todo el juguete. Ellos simulan jugar como los demás niños y también puede que no quieran jugar con otros.

Pero para muchos niños en el espectro autista jugar es una forma de expresarse, sus juegos y sus acciones pueden convertirse en sus palabras. Los juegos pueden ayudar a los niños con TEA a aprender y conectar con otras personas, y para niños y adultos es una forma de entenderse.

La terapia de juego puede mejorar sus habilidades sociales y emocionales, ayudarlos a pensar distinto, mejorar su lenguaje y habilidades de comunicación, así como extender la forma en la que juegan con juguetes y se relacionan con otros.

Los terapistas pueden sentarse en el suelo con los niños a jugar en sus propios términos. Se pueden agregar juguetes o introducir palabras en el juego. La meta es alentar la comunicación. Esta terapia puede ayudarlos a crecer emocionalmente y aprender a enfocarse mejor.

Te puede interesar  Tratamiento para la timidez en Lima

Los grupos de juego son otra opción donde comparten niños sin y con autismo, así estos últimos pueden seguir a sus pares y aprender a jugar. Los grupos deben ser de 3 a 5 niños idealmente, siempre con un adulto que los lidere.

Apoyo a la familia

Es complicado enfrentarse a un diagnóstico de TEA, ya que este genera un impacto en la familia. A través de las terapias familiares se busca ayudarles a manejar la situación. Se enseña, por ejemplo, cómo interactuar con la persona que tiene el trastorno, cómo actuar ante comportamientos problemáticos, etc.

Además, se les ayuda a entender en qué consiste el TEA, cuál es el alcance de los tratamientos, porque hay mucho desconocimiento en este sentido.terapias famiiares autismo

¿A qué edad se diagnostica el TEA?

Los primeros síntomas de TEA pueden aparecen en el primer año de vida y se puede hacer el diagnóstico en los primeros 15 meses. Sin embargo, suele ser entre los 4 y 5 años cuando se identifica la afección.

Incluso, muchas veces se pasan por alto estos trastornos y es durante la adultez cuando las personas se dan cuenta de los síntomas. Lo que resulta contraproducente debido a que no se recibe un tratamiento oportuno.

De manera que hay que estar atentos al comportamiento de los infantes. Y, en caso de que presente algún síntoma, comunicarlo a su médico para iniciar el tratamiento psicológico para niños autistas correspondiente.

En la adolescencia o la vida de los adultos jóvenes se pueden diagnosticar trastornos del espectro autista porque se presenta dificultades para relacionarse con otros o para entenderlos.

¿Qué examen detecta el autismo?

Entre las dificultades que presentan los TEA es que no se detecta mediante exámenes médicos. Por tanto, el psicólogo recurre a otros métodos para determinar si una persona tiene un trastorno del espectro autista.

Un psicólogo puede diagnosticar autismo observando la conducta del paciente y entrevistándola. De esta manera estudia el manejo del lenguaje, sus habilidades de comunicación, cómo interactúa con otras personas, si tiene problemas de habla o audición, entre otros síntomas.

Para una evaluación más amplia también entrevista a familiares y otras personas que estén en contacto con el paciente, como sus maestros. Estos les darán una idea más clara sobre cómo se han desarrollado los síntomas en el tiempo.

Aparte, es necesario hacer otras evaluaciones médicas que permitan descartar cualquier otra afección, como un trastorno genético.

El papel del psicólogo en el tratamiento del TEA es fundamental para ayudar al paciente y a sus familiares. Si necesitas asesoría para conocer más sobre estos trastornos, contáctanos.

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
prev
next