Qué no esperar de la psicoterapia -

Psicólogos en Perú

Te brindamos un blog de psicología centrado en nuestra experiencia de trabajo como psicólogos en Lima...

Encontrarás temas y soluciones basados en las herramientas y conocimiento de la psicoterapia y de nuestra actividad como psicoterapeutas.

Qué no esperar de la psicoterapia

08/01/2019
0 Flares 0 Flares ×

A veces la preocupación de un amigo o amiga, compañero o familiar es el punto de inflexión para que una persona busque ayuda profesional psicológica. En otros casos, un maestro, un compañero de trabajo o un jefe detecta que la otra persona necesita ayuda y que la salud mental debe ser priorizadas por encima de todo. En otras ocasiones los adultos mismos son conscientes de las formas en que les gustaría que fueran sus relaciones fueran, de que su estado de ánimo no es positivo o que sienten cada vez más ansiedad, o de comportamientos específicos en los que les gustaría que la ayuda cambiara.

Independientemente de cómo se pueda llegar a la decisión de probar la psicoterapia, el paciente llegará a su primera sesión con una serie de expectativas que, seguramente, incluyen algunos conceptos erróneos sobre el proceso de la psicoterapia, quizás influenciados por las representaciones que se ven en la televisión o el cine.

Comprender qué no esperar de la experiencia puede ayudarlo a abordar el tratamiento de una mejor manera. Aquí hay algunas expectativas comunes pero equivocadas que sería bueno quitarnos de encima antes de ingresar a la sesión:

No esperar una solución rápida: la psicoterapia implicará un compromiso a corto o largo plazo. Las primeras citas se usan normalmente para que el paciente y su terapeuta puedan determinar si la terapia puede ser útil (y qué tipo de terapia). Se le pedirá al paciente que hable sobre las inquietudes específicas que lo llevaron a buscar atención, así como sobre los elementos de su historia médica, social y familiar más amplia que ayudarán al terapeuta a conocerlo mejor.

Para algunas personas, es bastante incómodo hablar abiertamente sobre sus síntomas y antecedentes. Para otros, esto es en sí mismo una experiencia de alivio poderosa. En cualquier caso, es altamente improbable que se pueda lograr un cambio o resolución significativo y duradero para patrones de pensamiento, relación o comportamiento de larga data en un par de citas. En la mayoría de los casos, el proceso no será tan fácil.

La psicoterapia es trabajo. Será necesario que la persona acepte mirarse bien. Y saber que no se estará sola en esto; el terapeuta también estará trabajando duro.

Trabajarán juntos para desarrollar una mayor conciencia acerca de qué es exactamente lo que le está causando un problema; entender cómo su actual los patrones le están sirviendo bien y no tan bien, y experimentar con diferentes formas de pensar, hacer, relacionarse y hacer frente.

En el camino, es probable que haya momentos en que se sienta peor antes de sentirse mejor. Hablar de experiencias traumáticas, por ejemplo, podría interrumpir el sueño. Enfrentar las formas en que otros lo han tratado mal o ha maltratado a otros puede llevarlo a la tristeza y la ira. 

Hablar con el terapeuta no es lo mismo que hablar con un amigo: la relación terapéutica difiere de otras relaciones. No es recíproco, no es un “ida y vuelta”. Es probable que el paciente comparta detalles íntimos con el médico, y él o ella no responderán de la misma manera. El terapeuta establece límites en torno a qué y cuándo compartirán la información personal para mantener el enfoque donde debe estar. 

Por lo general, el terapeuta no dirá exactamente qué hacer, qué decisión tomar, o que ha tomado la decisión “correcta”. Debido a que el terapeuta no estará viviendo directamente las consecuencias de las elecciones del paciente, él o ella generalmente se abstendrá de dar una instrucción abierta. Ciertamente, hay excepciones a esto, a saber, si existe una preocupación por su seguridad o la de cualquier otra persona, que podría llevar a su terapeuta a tomar otras medidas. Más comúnmente, su terapeuta le hará preguntas para ayudarlo a determinar qué es lo que quiere hacer y por qué. El terapeuta puede guiar al paciente para que considere otras opciones que no había imaginado o para pensar en las consecuencias positivas, negativas y “en algún punto intermedio” de tomar un camino en particular. Si trabaja con el mismo terapeuta durante un período prolongado, podrá recordarle las decisiones anteriores (y sus consecuencias) o marcar patrones repetidos. 

No esperar a “hacer clic” en la primera sesión y/o con el primer terapeuta que vea: tan única como es la relación terapéutica, comparte en común con otras relaciones que involucra a dos personas que se unen. Cada paciente llega al consultorio del terapeuta con un temperamento y estilo personal, una percepción de los problemas activos y una idea de sus objetivos para la terapia. Su terapeuta es el experto en salud mental, y lo saluda con su estilo terapéutico particular, áreas de experiencia clínica (incluido el tipo de terapia practicada, la edad o el grupo (s) de diagnóstico que se atiende normalmente, etc.) y su temperamento.

Con esta información en mano es más fácil que llegue a la primera cita de psicoterapia sin ideas erradas. Si tiene alguna duda o precisa mayor información, puede comunicarse con nosotros.

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Email -- 0 Flares ×

Tenemos más artículos interesantes en nuestro Blog de Psicológia...

blog comments powered by Disqus