La importancia de aprender a poner límites - Expresa Salud Emocional

Psicólogos en Perú

Te brindamos un blog de psicología centrado en nuestra experiencia de trabajo como psicólogos en Lima...

Encontrarás temas y soluciones basados en las herramientas y conocimiento de la psicoterapia y de nuestra actividad como psicoterapeutas.

La importancia de aprender a poner límites

28/01/2021
0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Email -- LinkedIn 0 Pin It Share 0 0 Flares ×

La importancia de aprender a poner límites

Los límites son esenciales para las relaciones saludables y, realmente, para una vida saludable. Aprender a poner límites y mantenerlos no es fácil, es una habilidad que se puede aprender. Como Psicólogos en Perú deseamos ayudarte, para eso hemos elaborado este artículo que recomendamos leer atentamente.

Para la mayoría la construcción de límites es un concepto relativamente nuevo y desafiante. Actualmente, mucha gente está tratando de aprender a poner límites con las personas cercanas. Ya sea que eso signifique decir algo como: “Lo siento, no puedo asistir a esta reunión en el interior una casa debido a la COVID-19” o cortar los lazos con una pareja, los límites pueden verse tan diferentes como las personas de las que forman parte, y establecerlos y mantenerlos puede ser realmente complicado.

 

¿Por qué es importante aprender a poner límites?

Los límites son necesarios para tener relaciones saludables y, a veces, para relaciones más saludables con nosotros mismos. No todo el mundo podrá viajar con nosotros para siempre. Y de hecho, esa puede ser nuestra mayor bendición. Así que aclaremos a quién necesitamos a nuestro lado y, tal vez, a quién no necesitamos ahora.

Cuando estés pensando en establecer un límite que te cambie la vida y mejore tu vida emocional, ponte cómodo y piensa en las cosas que podrían suceder como resultado. Se necesita un poco de fuerza extra y planificación, pero es importante creer en que lo que estás haciendo es lo correcto.

Desapegarse y cambiar para poner límites

Practicar el desapego amoroso puede ayudarte a poner límites. Separarse es un alejamiento de intentar controlar a las personas y las situaciones. Cuando estás en un estado de miedo, es comprensible que quieras controlar las cosas para protegerte. Pero tratar de controlar a otras personas nunca funciona. Cuando nos despegamos, dejamos de intentar cambiar a los demás y forzamos el resultado que queremos.

Despegarse no significa que no te preocupes por esta persona, significa que te estás cuidando y eres realista sobre lo que puedes hacer en cada situación.

Recuerda que los límites pueden cambiar y cambiar contigo. Cuando empiezas a poner límites, estás trazando líneas claras para el comportamiento que tolerarás. Eso puede ser tan sencillo como decir: “Oye, no me estropees esta serie”, si acabas de empezar una serie de televisión. O puede ser tan monumental como decir: “No iré a esta celebración familiar si continúas criticando mi cuerpo de esa manera”.  Tú decides cuáles son tus límites para que sean flexibles y eres responsable de establecerlos, no de cómo los otros reaccionan ante ellos.
A continuación, te brindamos algunos consejos sobre cómo aprender a poner límites y mantenerlos.

terapia psicológica

Cómo poner límites

1. Nombra tus límites. Sé muy claro contigo mismo. Pregúntate: ¿Qué necesito? Confiar en ti mismo para saber qué límites necesitas puede ser complicado a veces, especialmente si no fuiste criado con muchos modelos de cómo son los límites saludables. Así que sé realmente honesto contigo mismo acerca de las cosas que necesitas y deseas. Identifica tus límites físicos, emocionales y mentales. Piensa sobre lo que puedes tolerar y aceptar y lo que te hace sentir incómodo o estresado. Estos pensamientos nos ayudan a identificar cuáles son nuestros límites”

2. Sintoniza tus sentimientos. Existen ciertas señales de alerta de que estamos dejando atrás nuestros límites: la incomodidad y el resentimiento. ¿Te sientes incómodo en alguna situación? ¿Qué está causando eso? ¿Qué tiene esta interacción o la expectativa de la otra persona que me molesta? Cuando alguien actúa de una manera que te hace sentir incómodo, eso es una señal para nosotros de que puede estar violando o cruzando un límite. El resentimiento, por lo general, proviene de que se aprovechan de uno o de que no te aprecian. A menudo es una señal de que nos estamos esforzando mas allá de nuestros propios límites porque nos sentimos culpables (y queremos ser una buena hija o esposa, por ejemplo), o alguien más nos está imponiendo sus expectativas, puntos de vista o valores.

3. Sé directo. Con algunas personas, aprender a poner límites saludables no requiere un diálogo directo y claro. Por lo general, este es el caso si las personas son similares en sus estilos de comunicación, puntos de vista, personalidades y enfoque general de la vida. Pero con otros, como aquellos que tienen una personalidad o un trasfondo cultural diferentes, necesitarás ser mas directo para poner límites. Por ejemplo: una persona siente que desafiar las opiniones de alguien es una forma saludable de comunicarse, pero para otra persona esto es algo irrespetuoso y tenso. Hay otras ocasiones en las que es posible que deba ser directo. Por ejemplo, en una relación romántica, el tiempo puede convertirse en un problema de límites. Los miembros de una pareja pueden necesitar hablar sobre cuánto tiempo necesitan para mantener su sentido de sí mismos y cuánto tiempo pasar juntos.

4. Date permiso para poner límites. El miedo, la culpa y la duda son grandes peligros potenciales. Podríamos temer la respuesta de la otra persona si establecemos y hacemos cumplir nuestros límites. Podríamos sentirnos culpables al hablar o decirle que no a un miembro de la familia. Muchos creen que deberían poder hacer frente a una situación o decir que sí porque son una buena hija o hijo, aunque “se sientan agotados o que se aprovechen de ellos”. Podríamos preguntarnos si incluso merecemos tener límites en primer lugar. Los límites no son solo un signo de una relación sana; son un signo de respeto por uno mismo. Así que date permiso para poner límites y trabaja para preservarlos.

5. Practica la autoconciencia. Aprender a poner límites tiene que ver con afinar tus sentimientos y hacerlos valer. Si notas que te desvías y no mantienes tus límites, pregúntate: ¿Qué ha cambiado? ¿Qué estoy haciendo yo o qué está haciendo la otra persona? ¿Cuál es la situación que provoca que me sienta resentido o estresado? ¿Qué voy a hacer con la situación? ¿Sobre qué tengo control?

6. Considera tu pasado y tu presente. La forma en que te criaron y el papel que desempeñas en tu familia pueden convertirse en obstáculos adicionales para poner límites y mantenerlos. Si desempeñabas el papel de cuidador, seguramente aprendiste a concentrarse en los demás, dejándote agotado emocional o físicamente. Ignorar tus propias necesidades podría haberse convertido en la norma para ti.

Tu entorno también puede ser poco saludable. Por ejemplo, si su jornada laboral es de ocho horas al día, pero sus compañeros de trabajo se quedan al menos de 10 a 11, hay una expectativa implícita de ir más allá en el trabajo. Puede ser un desafío ser el único o uno de los pocos que intenta aprender a poner límites saludables, aquí es donde sintonizar sentimientos, necesidades y honrarlos se vuelve fundamental.

7. Haz del cuidado personal una prioridad. Tu en primer lugar. ¿Cuándo se hace?, nuestra necesidad y motivación de poner límites se hace más fuerte. El cuidado personal también significa reconocer la importancia de tus sentimientos y hacerlos valer. Estos sentimientos sirven como señales importantes sobre nuestro bienestar y sobre lo que nos hace felices e infelices. Ponerte a ti mismo en primer lugar también te da la “energía, la tranquilidad y la perspectiva positiva para estar más presente con los demás y estar ahí para ellos. Y cuando estamos en un lugar mejor, podemos ser una mejor compañía.

8. Ser firme. Por supuesto, sabemos que no es suficiente poner límites; en realidad tenemos que seguir adelante. Aunque sabemos intelectualmente que las personas no son lectores de mentes, todavía esperamos que otros sepan lo que nos duele. Dado que no es así, es importante comunicarse de manera asertiva con la otra persona cuando se ha cruzado un límite. De manera respetuosa, es vital decirle a la otra persona qué es lo que te molesta en particular y trabajar juntos para abordarlo.

9. Empieza con algo pequeño. Como cualquier habilidad nueva, la comunicación asertiva de tus límites requiere práctica. Gionta sugirió comenzar con un límite pequeño y luego ir aumentando gradualmente hasta límites más desafiantes.  Establecer límites requiere coraje, práctica y apoyo. Pero es una habilidad que puedes dominar.

10. Busca ayuda profesional. Si necesitas ayuda extra para mejorar tus relaciones y aprender a poner límites, ponte en contacto con nuestro equipo de psicoterapuetas. ¡Podemos ayudarte a mejorar tu bienestar!

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Email -- LinkedIn 0 Pin It Share 0 0 Flares ×

Tenemos más artículos interesantes en nuestro Blog de Psicológia...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *