Pensamientos que dificultan superar la timidez - Expresa Salud Emocional

Psicólogos en Perú

Te brindamos un blog de psicología centrado en nuestra experiencia de trabajo como psicólogos en Lima...

Encontrarás temas y soluciones basados en las herramientas y conocimiento de la psicoterapia y de nuestra actividad como psicoterapeutas.

Pensamientos que dificultan superar la timidez

05/09/2017
0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Email -- LinkedIn 0 Pin It Share 0 0 Flares ×

En la búsqueda por vencer la fobia social o por intentar dejar atrás timidez y mejorar la vida social, muchas personas comienzan cursos o asisten a sesiones grupales con el objetivo de vencer el miedo a hablar en público. El problema, más allá que desde nuestra visión no es la forma más eficiente, es que en la mente de esas personas siguen subyaciendo ciertas ideas que imposibilitan lograr su meta y que, en ciertos casos, pueden lograr el efecto contrario: incrementar la fobia y timidez. Por eso, en este artículo vamos a hablar de esos pensamientos y de cómo la terapia puede ayudarnos a superar esas emociones.

Primer pensamiento: “Tengo que desarrollar habilidades específicas”

“Es imprescindible para tener y desarrollar habilidades y características especificas para poder acercarme a las personas y para poder hablar en público. Acercarse y hablar en público es un tema de recursos y entre más los tenga mas fácil será para mí”. Error. No necesitas ningún recurso, habilidad, ni característica especial para hablar con los demás o para  hablar en público. Solo tienes que poder hablar y ser capaz de escuchar. Como seres sociales ya venimos dotados de lo necesario para comunicarnos y relacionarnos.

Solamente necesitas poder comunicarse y no sentirte mal y angustiado en ese proceso, el tema de los resultados es subjetivo y la verdad, nada importante, lo que interesa es que puedas hacer lo que puedas y con eso será suficiente.

Entre más altas sean las metas que fijes más difícil será alcanzarlas, debes poder ponerte como meta algo sencillo: “solo quiero poder relacionarme, socializar y comunicar lo que deseo, con lo que tengo ahora, algunas personas no lo aceptaran y otras sí; entonces, me quedaré con las que si me acepten”.

Debes poder ponerte como meta algo sencillo: “solo quiero poder relacionarme, socializar y comunicar lo que deseo”

Segundo pensamiento: “Debo evitar que las personas me evalúen” 

“Las personas que me observen se darán cuenta y descubrirán mis deficiencias o falta de recursos y sabrán como me siento en el momento que me expongo a ellos. Podrán saber lo que me sucede internamente,  ellos me evaluarán y, por lo tanto, debo de evitar exponerme a su evaluación a toda costa sino me sentiré terrible”.

Muchos enfoques psicoterapéuticos se abocan en convencer que es irracional e ilógico pensar que tú es evaluado, positiva o negativamente, cuando hablas en público o cuando estaás en alguna situación social. ¡Nosotros afirmamos lo contrario! Siempre somos evaluado. Constantemente nos estamos evaluando a nosotros mismo y a los demás no hay nada preocupante ni terrible en eso, es más… ¡es muy útil y esperable!

La diferencia es que las personas con ansiedad social o timidez creen fervientemente que cuando son evaluados, los demás lo harán sobre la base de sus deficiencias o sobre alguna deficiencia especifica.

¿Quien se puede dar cuenta de que usted tiene temor de que lo miren a los ojos y que por eso al mirar más de un segundo el rostro de las personas sientes miedo? No hay forma de saberlo.  Es imposible leer la mente de los demás, entonces ¿como es posible para ti saberlo? Lo que estás pensando que los demás piensan de ti, es lo que tú piensas de ti mismo. Es decir tu generas tu propia ansiedad y timidez, no los demás.

Lo que estás pensando que los demás piensan de ti, es lo que tú piensas de ti mismo. Es decir tu generas tu propia ansiedad y timidez, no los demás.

Tercer pensamiento: “Las personas que me observan notarán mis defectos”

“Las personas que me observen se darán cuenta de mis características físicas desagradables, de algún defecto especifico, de mi comportamiento extraño o de mis nulas habilidades para comunicarme,  será algo desagradable para ellos y por lo tanto debo de evitar exponerme. Sino me sentiré terrible y si no puedo evitar exponerme haé todo lo posible por ocultarlo, si no haré el ridículo y sentirán pena por mi, lo cual no podré soportar”.

La clave de la irracionalidad de este pensamiento, es pretender, que puedes ocultar sus defectos si estos son notorios o evidentes. Si tu defecto es algo interno, como tener temor de que los demás sepan que no eres un experto en lo que habla, entonces los demás no lo sabrán. ¿Cómo podrían saberlo? Sólo si te esfuerzas en mostrarlo.

Sin embargo tienes acné, eres de baja estatura, hablas muy rápido, te ríes sin razón…  etc… ¡no te gastes en ocultarlo! Los demás ya lo descubrieron apenas usted apareció en escena.

Entre más quieras evitar lo inevitable, entre más quieras ocultar lo evidente, más ansiedad tendrás y más tímido te mostrarás y te sentirás.

Descubra más sobre cómo afrontar y superar la timidez. Ingrese aquí. 

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Email -- LinkedIn 0 Pin It Share 0 0 Flares ×

Tenemos más artículos interesantes en nuestro Blog de Psicológia...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *