Aprender a escuchar: 5 pasos para convertirte en un mejor oyente -

Psicólogos en Perú

Te brindamos un blog de psicología centrado en nuestra experiencia de trabajo como psicólogos en Lima...

Encontrarás temas y soluciones basados en las herramientas y conocimiento de la psicoterapia y de nuestra actividad como psicoterapeutas.

Aprender a escuchar: 5 pasos para convertirte en un mejor oyente

15/01/2019
0 Flares 0 Flares ×

Todo el tiempo estamos comunicando. Parte de ese tiempo consiste en comunicarnos con otras personas. Para que la comunicación sea efectiva y fluida no sólo basta con hablar, consiste básicamente en escuchar. Y aunque muchos consideran que saben que escuchar y que escuchar es fácil, lo cierto es que no significa simplemente estar ahí esperando el momento para intervenir.

Los beneficios de agudizar su capacidad de escucha son ilimitados.  Construirás conexiones más sólidas con los demás, ya sean colegas, clientes, amigos o familiares. Si quieres mejorar tu vida y tus relaciones personales, laborales, familiares y/o de pareja, aquí presentamos 5 pasos para convertirse en un mejor oyente.

Primer paso: mostrar interés sincero. Muchos de nosotros usamos el momento en que alguien más está hablando para pensar en lo que vamos a decir. Pero de esta forma no podemos conectarnos con otra persona. Estamos siendo egoístas, pensando sólo en nuestra parte, en nuestra intervención. Pero lo que tenemos que tener en mente siempre es que la meta número uno es entender lo que la otra persona está diciendo. 

Segundo paso: aprender a escuchar y ser un buen oyente tiene muchos beneficios, entre ellos están la oportunidad de aprender de la experiencia ajena, ya que así podemos aprender sobre los errores y aciertos en ciertas situaciones que aún no hemos vivido o que nunca viviremos pero que podemos adaptar a nuestra realidad. También vas a sentirte valorado; una persona que sabe escuchar vale oro y tus amigos van a querer contar contigo para compartir sus buenos y malos momentos, porque saben que estarás allí.  

Tercer paso: aceptar las cosas que no quieres escuchar. Cuando estás en una conversación es muy difícil escuchar críticas sin sentirse atacado o sin sentir que quieres huir y refugiarte en un lugar seguro y libre de ese tipo de comentarios. Pero escuchar implica escuchar también eso que no quieres oír y aprender a no responder o actuar sin pensar. Aquí es mejor no responder rápido y pensar lo que se va a decir.

Cuarto paso: pasa de la escucha pasiva a la activa: sé más activo en las conversaciones; haz contacto visual y elimina distracciones. Deja el teléfono móvil y no lo uses cuando estés reunido con otra u otras personas. Usarlo así puede interpretarse como una falta de respeto o una falta de interés, ya que prefieres “estar” en otro lado.  Un buen oyente toma la información que escucha y la utiliza para provocar una pregunta o continuar la conversación.

Quinto paso: aprender que escuchar no tiene que ver con estar de acuerdo siempre con la persona. Muchas personas cuentan sus cosas, sus problemas o ideas con la intención de escuchar opiniones acordes de parte de su interlocutor, pero un buen oyente sabe que puede también compartir sus pensamientos, diferentes o no. Eso sí: es importante no juzgar cómo se siente o ni minimizar sentimientos ni preocupaciones ajenas.

Y, como extra: conviértete en una persona más segura. Piensa que si la gente quiere que escuches, no eres sólo una oreja. Hazlo con entusiasmo y disfruta del proceso.

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Email -- 0 Flares ×

Tenemos más artículos interesantes en nuestro Blog de Psicológia...

blog comments powered by Disqus