Lo que las vacas pueden enseñarnos sobre el ser humano -

Psicólogos en Perú

Te brindamos un blog de psicología centrado en nuestra experiencia de trabajo como psicólogos en Lima...

Encontrarás temas y soluciones basados en las herramientas y conocimiento de la psicoterapia y de nuestra actividad como psicoterapeutas.

Lo que las vacas pueden enseñarnos sobre el ser humano

01/02/2018
0 Flares 0 Flares ×

¿Qué pasaría si pudieras tener una conversación con una vaca y hacerle preguntas? Esto es lo que Catherine Douglas y Peter Rowlinson de la Universidad de Newcastle querían hacer. Y tenían una serie de preguntas en mente. Encuestaron a 550 granjeros lecheros diferentes para ver cuáles eran los resultados de sus diversas prácticas diferentes. Estas son algunas de las preguntas que hicieron:

¿Crees que las vacas son inteligentes y que tienen emociones?
¿Tus vacas tienen contacto con una persona femenina? (Hay evidencia anecdótica de que las vacas responden mejor a las mujeres)
¿Tratas a tus vacas como individuos? ¿Las tratas como parte de la manada colectiva?
¿Llamas a tus vacas por su nombre?
Además, hubo otras preguntas que se incluyeron en el estudio.

El Dr. Douglas dijo, de acuerdo al sitio psychologytoday, que organizaron el estudio de tal forma que pudieron determinar si alguno de los más de 25 rasgos sobre los que preguntaron tuviera algún efecto mensurable en la producción de leche. Ninguno de ellos lo hizo. Excepto por uno: el Dr. Douglas descubrió que cada vez que un granjero le daba un nombre a una vaca y usaba ese nombre con la vaca con regularidad, ¡esa vaca daba un promedio de 500 pintas de leche más al año!

El experimento se repitió en varias otras situaciones y produjo los mismos resultados. Este es un experimento increíble. Muestra que al manipular una variable simple, el nombre, los productores lecheros pueden tener un efecto dramático, consistente y cuantificable en la producción de leche resultante. Además, no cuesta nada darle un nombre a una vaca. Este estudio de la Universidad de Newcastle realizado por Douglas y Rowlinson se publicó en la revista académica Anthrozoos.

En entrevistas con los granjeros que dieron sus nombres a las vacas, resultó, con bastante expectativa, que el hecho de darle un nombre a una vaca fue simplemente el primer paso para establecer una relación con esa vaca. Al darle un nombre a cada uno de ellas, el productor de leche estaba honrando a la vaca como un individuo, separado de la manada. Y la vaca reconoció su nombre y su relación con el productor lechero. Y esa relación y el reconocimiento de su propia individualidad crearon una profunda respuesta fisiológica en la vaca. Ella dio 500 pintas de leche más al año.

¿Cómo podría relacionarse esa experiencia con nosotros como seres humanos, en nuestras relaciones con nuestros semejantes? La experiencia se relaciona profundamente. La amabilidad es bondad, independientemente de dónde o a quién se dirija.

Echa otro vistazo a esa situación con el agricultor y la vaca, no tanto desde el punto de vista cuantitativo, sino cualitativamente. ¿Qué estaba pasando entre el granjero y la vaca? Lo importante es que el agricultor reconocía a la vaca como un individuo y la trataba con amabilidad. De hecho, puede ser que la capacidad de sentir empatía y mostrar bondad sea lo que nos hace más humanos.

¿Cómo podría relacionarse esa experiencia con nosotros como seres humanos, en nuestras relaciones con nuestros semejantes? La experiencia se relaciona profundamente. La amabilidad es bondad, independientemente de dónde o a quién se dirija. De hecho, puede ser que la capacidad de sentir empatía y mostrar bondad sea lo que nos hace más humanos.

Entonces, ¿cuánto problema adicional es, realmente, ser amistoso con el empleado del correos y llamarlo por su nombre? ¿No es un buen uso de tu tiempo y energía de vida detenerse por un momento y saludar a una persona sin hogar? 

Un poco de amabilidad puede marcar una gran diferencia. Solo pregúntale a una vaca.

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Email -- 0 Flares ×

Tenemos más artículos interesantes en nuestro Blog de Psicológia...

blog comments powered by Disqus